Ex-tracto ciudad-ano

Un enojado salió a quejarse de sus malas digestiones,
fatalidad de corregir medievalmente
y encontrándose una ventana entre móviles balcones
lanzó su recado íntimo hacia la ‘otra’ gente

Pues sí, sucedió el otro día. El transporte que nos lleva desde cierto punto de la ciudad hasta el trabajo fue asaltado con toda la sorpresa y contundencia del flato-producto, del rincón oscuro, del “pote”. Los testigos dieron cuenta de unos labios carmelitas, que mala suerte. Ahora cuando mis colegas pasan por ahí no hace falta santo, ni seña ni nada: todos ponen al máximo el largo de los cristales.

Anuncios

Acerca de r8bins3n

Aqui pongo algo en el futuro... a alguna hora...
Esta entrada fue publicada en ciudad, hoy, mosca. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s