Xelos

Fue por aquellos años cuando soñó una máquina para borrar mujeres vistosas y terminó desapareciendo.

Publicado en ciudad, hoy | 3 comentarios

Ver-dá

Como aumentan exponencialmente los rincones segmentarios a medida que a un barrio le paren manzanas, y aceptando que la ubicuidad no se encuentra escarbando en el botiquín; es imprescindible respirar la realidad masticada para acercarse a descifrar la ciudad.

Publicado en aire, ciudad, cuba, hoy, mosca | Deja un comentario

À-le-Teo papel.

El jefe entró en la oficina con su usual retahíla de huracanes, y su voz perturba-calmas. Tenía un papel en la mano, con muchas filas y pocas columnas, indicando rápidamente que muchas cosas o personas cumplían algún criterio uniforme, ágil, y correcto como los que le gustan a los archivos. Dijo, atiendan acá, y se detuvo mirando a su derecha estudiando un desconocido. ¿Usted espera a alguien? -Sí, espero a Fidel-. Fidel era quien atendía clientes de otras empresas, y a esas horas estaría el baño o merendando por ahí, que también tiene derecho. El jefe dudó un momento y empezó a lo que venía.

Habló de compromiso, de esta empresa y lo que se espera de nosotros, del trabajo que nosotros hacemos, de la confianza, del Internet cableado a nuestras computadoras. Mencionó los incidentes, ensayó la palabra grupúsculo, y dijo, no se trata de dar golpes, ni que griten, es para que llegado el momento estén ahí. Silencio de algunos segundos, yo atónito. Pensé en los testimonios, en mis padres “Si te preguntan tú di que sí”, en los cuentos httpés, en el muro de Berlín… -¿Tu vas a pasar ese papel para que nosotros lo firmemos?- atiné a decir. No, no hace falta, cualquier duda me van a ver a mi oficina. Y se escabulló entre las preguntas por lo bajo de otros; mirando, me pareció, al desconocido.

Entonces me quedó bastante claro que no iría a hacer eso que decía ese papel, que a su vez decía otro papel, que decía otro, que estaba grabado en la mente de ciertos poderes, empecinados en escribir las noticias a su manera. Entendí porqué no me lo habían dado a firmar: es más fácil no firmar, que exigir que te quiten de una lista donde por defecto están todos. En el papel la masa estaba otra vez de acuerdo. Fui consciente del aleteo de la historia.

Publicado en ciudad, historia, hoy, ocio-no | 1 Comentario

y reversible

Tiene muchas formas de llamarse limpio, cómodo, culto, civilizado. Vive en el fondo de un océano de aire entre una pequeña porción de monumentos reemplazables. Encuentra sus columnas a las que la humedad mordisquea de a poco, y termina por rendir exhausta un mediodía sin viento, o una tarde oscura de gruesas gotas. Cuando esta entropía ambiental arrasa, le llama ‘época’, sino, es simplemente tiempo.

Publicado en aire, ciudad, historia, mosca | Deja un comentario

Mi prima-selva

A la mente me viene el episodio de las almendras. Era yo un niño en el patio de la casa, que antes era más grande de lo que es hoy, y jugaba a imaginarme en medio de una selva como había visto en alguna película. Claro que lograrlo con el mayor verismo posible era un acto de suma destreza: tenía que conseguir, desde donde me colocara; ver solo verde,… verde, verde, de “selva profunda y tupida”. Por eso muchas veces terminaba metido hasta el cuello entre la zarza, y me pasaba buen rato acordándome… por la picazón.

Un día vino un tío y distraídamente sacó una almendra de entre la hojarasca. La rompió con una piedra y ante mi estupefacción, se comió lo que había dentro. Además de que tuvo que hacerlo varias veces para que yo me convenciera que no me estaba metiendo “tupe”, necesitó hacer maravillas para que me lo comiera yo mismo. “Pero es que aquí no hay ninguna mata de almendras”- le dije. “verdad…, lo traen los murciélagos y los pájaros”.

A partir de entonces la idea del “nativo a ratos” viviendo en la selva, se acercó muchísimo. Me alimentaba de lo que recogía entre un colchón de hojas secas, de lo que traían los animales silvestres, las abría con una piedra, como hubiera hecho un cavernícola que se respete, y encima, me gustaba. No tardaron mucho en escasear, seguramente debido a que el ritmo en que yo me las comía era mucho mayor al que los traían la fauna de mi selva. Tampoco era lo mismo la centésima vez.

Así, la vida de mi ilusión “selvática” no resistió la persistencia de mis muy repetidas “incursiones”.

Publicado en aire, lorrecord | Deja un comentario

Reggae-ropa

Un reguero que se respete, cambia con el tiempo, se complejiza, no solo pacientemente con el polvo de los rincones, que se cuela por las ventanas; sino que adquiere nuevos pliegues, otras posturas que sugieren monstruos a veces, a veces solo es reguero monstruoso. Me imagino que suceda como con las canciones, en ocasiones me deprime un poco, otras me rio a carcajadas de él, como un loco, […] diciéndome “verda’ que me pongo del carajo…!!” Cuando me entristece lo recojo; pero cuando me divierte, le doy mi modesta contribución: un libro, un pulóver, o un calzoncillo…

Me imagino que tu reguero no es tan radical y anárquico, me imagino un reguero rosa, timorato, de los que se sienten desolados entre tanto orden; triste de poder ser catalogado todavía de descuido…

Publicado en aire, lorrecord | 11 comentarios

Ex-tracto ciudad-ano

Un enojado salió a quejarse de sus malas digestiones,
fatalidad de corregir medievalmente
y encontrándose una ventana entre móviles balcones
lanzó su recado íntimo hacia la ‘otra’ gente

Pues sí, sucedió el otro día. El transporte que nos lleva desde cierto punto de la ciudad hasta el trabajo fue asaltado con toda la sorpresa y contundencia del flato-producto, del rincón oscuro, del “pote”. Los testigos dieron cuenta de unos labios carmelitas, que mala suerte. Ahora cuando mis colegas pasan por ahí no hace falta santo, ni seña ni nada: todos ponen al máximo el largo de los cristales.

Publicado en ciudad, hoy, mosca | Deja un comentario

I-beri-campión

Siempre me gustó ponerme del lado del a-favorito, del difícil, del sorpresa; al menos hasta que este equilibrase el juego, o la pelea, o las noticias. Ayer ganó un fuerte con mala historia, de mil veces decepcionados seguidores incluyéndome, un por primera vez ganador que rompe el hechizo. Felicidades en primer lugar a los finalmente agraciados hinchas, en segundo felicidades Hiniesta, Puyol y piquete. Ahora caballeros, los cara-pintadas del césped de cemento; a patear la piedra diaria.

¡Y España campeón coño…!

Ups.

Publicado en hoy, ocio-no | Deja un comentario

Pañ-huelo la dista-ansia

Abro el Facebook y elijo un amigo al azar. Hoy el número convenido es el 3, así que el tercer amigo de mi amigo también es elegido. Y el tercer amigo de éste. Y así seis veces. Quién sabe si así llego al confín del mundo desde el punto de vista del que está sentado en mi silla ahora. (Quien sabe si me tropiezo conmigo mismo)

Publicado en aire, mosca, na-que-ver | 4 comentarios

No-che dexine

Ayer fuimos al cine Ella y yo, con deseos de postre impaciente de este Festival. Proyectaban “El escritor” de Polanski. Llegó tarde al punto de encuentro, al parecer, porque los carros de alquiler tuvieron el mal gusto de no pasar, o no parar, que viene siendo lo mismo. Yo llegué temprano gracias a la hora y media de rigor, que he aprendido a asignar en dependencia de la distancia, que suele ser larga entre mi casa y mi destino de turno; y las combinaciones de guaguas. Sentados ya en la butaca, después del ‘responso’, como Ella lo llama, por la tardanza, esperábamos ansiosos el inicio del filme. Afuera llovía sobre mojado como la canción.

En eso un trueno deja el cine a obscuras. “Ya se jodió la película” me digo. Y en efecto, un viejo encargado después de un rato gritó como cansado que el equipo funcionaba con 220. Salimos caminando bajo una pertinaz llovizna. Después de unas cuadras la densidad hídrica que caía del cielo nos hizo meternos en un portal que alguna vez fue rosado. Nos besamos y hablamos, y al revés. En el suelo prestado una abeja empapada nos entretenía, intentando volar sin lograrlo, aunque continuaba zumbando su esfuerzo. Pasaron muchos minutos, y nosotros seguíamos presos en aquel portal húmedo y anónimo. Hablamos de todo: de su familia, de maniqueísmos, del frío, de mi trabajo, de la otra noche…

Entonces, me miró sin aviso, visiblemente desesperada y con su cara todavía algo goteante de ángel me dijo: “Vamos a acabar de irnos… esto no va a mejorar nunca…” Yo suspiré. Cogí mi mochila de una sola asa ayudándola a pararse y nos fuimos. Finalmente resignados. Y ahí dejamos las marcas de agua, que mañana nadie notará.

Publicado en ciudad, hoy, rumba-kum | 3 comentarios